martes, 21 de marzo de 2017

"Museo al aire libre"

          El sol comenzó vaporoso a iluminar mi dormitorio esa mañana que elegí atravesar  la "Selva Negra" alemana. Desperté presurosa y alegre por el día brillante, ideal para contemplar y oler  los verdes y añosos pinares que por el camino se muestran siempre umbríos por la espesura de sus follajes..
          Había decidido visitar algunos castillos diseminados en esa zona y hacia ellos partí. Embelesada, observando las altas montañas del sur de Alemania donde aparecen cristalinos lagos y espumosas nubes, que parecen tocarse con las manos, noté que el transporte donde me sentía cómodamente ubicada, se detenía en un pequeño pueblo, seguramente para almorzar.Así, casualmente y sin presentir la intensa gratificación sensorial y emotiva que me conmovería, conocí Oberammergau, ubicado en los Alpes Bávaros, a escasos kilómetros de la frontera con Austria.
          Aldea de ensueño, increíble, bella y con una  significativa historia que naciera en el siglo XVII fortuitamente, ante la aparición de la peste negra que amenazaba varios países europeos. Pasado el peligro sin haber afectado a ninguno de sus habitantes, agradecidos por sentirse protegidos de lo inevitable, decidieron en 1633, personificar cada diez años la "Escenificación de la Pasión de Cristo".En el año 1634 no solo se concretó la primera celebración, donde acudíeron los fieles lugareños, sino que en cada fachada de sus viviendas comenzaron a perpetuar el contenido de esa liturgia pintando figuras religiosas, originales y variadas en un estilo único "Luftmalerei", derivado del nombre del artista que lo creó, Franz Serephzwinck, quien comenzara las obras por su hogar, Zum-Luftl.
          Desde esos años remotos, Oberammergau se convirtió en el pueblo más bonito de Alemania y la "Representación de la Pasión"en tradición, originando lo que hoy la hace mundialmente famosa.
          Este Museo al aire libre, conserva sus pinturas impecables  a través de los años . Las autoridades  gratuitamente, se encargan del mantenimiento por el valor artístico que poseen y la masiva  afluencia  de turismo, que año tras año, se acerca a regodearse caminando y deteniéndose ante las diferentes escenas. Complementan sus experiencias visitando cada espacio fabril, porque este maravilloso lugar suspendido en el tiempo es cuna de orgullosos artesanos donde reina la madera.Plasmada como patrimonio que se propaga por el mundo, fabrican afamados violines, imágenes religiosas, juguetes, relojes y embellecen indumentarias confeccionando sus típicos sombreros bávaros.
          Transitando por las calles sentia magia a mi alrededor, ese atractivo que paraliza sin poder abandonar el motivo que lo produce.Cada detalle impreso en las pinturas se asemeja a un libro ilustrado que deseaba continuar hojeando sin perder detalle.Pero se aproximaba la hora
de volver a la realidad y retomar el camino de regreso cuando descubrí algo aún más sorprendente.Fuera del contexto religioso, que había registrado minuciosamente,visualicé  dos moradas contiguas que  movilizaron mi mente. Pintados, con inmaculados detalles,se encontraban los tradicionales cuentos de "Hansel y Gretel"* junto al de "Caperucita Roja".*
Mi imaginación tomó vuelo y se detuvo reviviendo la niñez. Tal vez  allí habitaran jóvenes con deseos de eternizar esas narraciones, quizás las  preferidas de su infancia y  transformarlas en recuerdos a través de los años.Reencontrarme con el pasado y esos pensamientos enternecedores gratificaron el final del paseo.

          El pueblo de encanto fue quedando atrás entre aromas de pinos, flores y sensibles tradiciones que me hicieron vibrar emocionalmente llenando el alma de suaves y apastelados colores como los que a diario emana Oberammergau haciéndola soñada e inolvidable.



Liliana Clarisa Gavrieluk.



*"Hansel y Gretel". Autores: Hermanos Grimm.
*"Caperucita Roja".Autor: Perrault, modificado posteriormente por los hermanos Grimm.







2 comentarios:

  1. Liliana.. con la narración de tus viajes viajo continuamente Espero con ansias tu próximo libro

    ResponderEliminar
  2. Querida Lilyana:Gracias siempre por tus palabras !. Retomé la escritura, pero mucho más lenta que las del primer libro.El objetivo está en pié.Pero mi columna y viajes hace que lo tome con más calma sin la desesperación que le puse al anterior.
    Pretendo reunir bastante material para volver a mis clases de apoyo literario con Cristina Pizarro, que logró con su experiencia llevarme por el camino correcto.
    Ya llegará el segundo libro!!!.
    Besitos.

    ResponderEliminar