martes, 21 de marzo de 2017

"Museo al aire libre"

          El sol comenzó vaporoso a iluminar mi dormitorio esa mañana que elegí atravesar  la "Selva Negra" alemana. Desperté presurosa y alegre por el día brillante, ideal para contemplar y oler  los verdes y añosos pinares que por el camino se muestran siempre umbríos por la espesura de sus follajes..
          Había decidido visitar algunos castillos diseminados en esa zona y hacia ellos partí. Embelesada, observando las altas montañas del sur de Alemania donde aparecen cristalinos lagos y espumosas nubes, que parecen tocarse con las manos, noté que el transporte donde me sentía cómodamente ubicada, se detenía en un pequeño pueblo, seguramente para almorzar.Así, casualmente y sin presentir la intensa gratificación sensorial y emotiva que me conmovería, conocí Oberammergau, ubicado en los Alpes Bávaros, a escasos kilómetros de la frontera con Austria.
          Aldea de ensueño, increíble, bella y con una  significativa historia que naciera en el siglo XVII fortuitamente, ante la aparición de la peste negra que amenazaba varios países europeos. Pasado el peligro sin haber afectado a ninguno de sus habitantes, agradecidos por sentirse protegidos de lo inevitable, decidieron en 1633, personificar cada diez años la "Escenificación de la Pasión de Cristo".En el año 1634 no solo se concretó la primera celebración, donde acudíeron los fieles lugareños, sino que en cada fachada de sus viviendas comenzaron a perpetuar el contenido de esa liturgia pintando figuras religiosas, originales y variadas en un estilo único "Luftmalerei", derivado del nombre del artista que lo creó, Franz Serephzwinck, quien comenzara las obras por su hogar, Zum-Luftl.
          Desde esos años remotos, Oberammergau se convirtió en el pueblo más bonito de Alemania y la "Representación de la Pasión"en tradición, originando lo que hoy la hace mundialmente famosa.
          Este Museo al aire libre, conserva sus pinturas impecables  a través de los años . Las autoridades  gratuitamente, se encargan del mantenimiento por el valor artístico que poseen y la masiva  afluencia  de turismo, que año tras año, se acerca a regodearse caminando y deteniéndose ante las diferentes escenas. Complementan sus experiencias visitando cada espacio fabril, porque este maravilloso lugar suspendido en el tiempo es cuna de orgullosos artesanos donde reina la madera.Plasmada como patrimonio que se propaga por el mundo, fabrican afamados violines, imágenes religiosas, juguetes, relojes y embellecen indumentarias confeccionando sus típicos sombreros bávaros.
          Transitando por las calles sentia magia a mi alrededor, ese atractivo que paraliza sin poder abandonar el motivo que lo produce.Cada detalle impreso en las pinturas se asemeja a un libro ilustrado que deseaba continuar hojeando sin perder detalle.Pero se aproximaba la hora
de volver a la realidad y retomar el camino de regreso cuando descubrí algo aún más sorprendente.Fuera del contexto religioso, que había registrado minuciosamente,visualicé  dos moradas contiguas que  movilizaron mi mente. Pintados, con inmaculados detalles,se encontraban los tradicionales cuentos de "Hansel y Gretel"* junto al de "Caperucita Roja".*
Mi imaginación tomó vuelo y se detuvo reviviendo la niñez. Tal vez  allí habitaran jóvenes con deseos de eternizar esas narraciones, quizás las  preferidas de su infancia y  transformarlas en recuerdos a través de los años.Reencontrarme con el pasado y esos pensamientos enternecedores gratificaron el final del paseo.

          El pueblo de encanto fue quedando atrás entre aromas de pinos, flores y sensibles tradiciones que me hicieron vibrar emocionalmente llenando el alma de suaves y apastelados colores como los que a diario emana Oberammergau haciéndola soñada e inolvidable.



Liliana Clarisa Gavrieluk.



*"Hansel y Gretel". Autores: Hermanos Grimm.
*"Caperucita Roja".Autor: Perrault, modificado posteriormente por los hermanos Grimm.







sábado, 11 de marzo de 2017

La "Perla del Danubio".

          Confieso que he viajado bastante descubriendo lugares que el corazón guardó celosamente a través del tiempo.Las experiencias asimiladas dejaron huellas eternas en el recuerdo y se grabaron en mis sentidos.
          Para continuar regalándome tanto bienestar, me dirigí a Europa del Este y mágicamente llegué a Budapest, Hungría.Hoy siento que fué una gran elección. Solo pensando el éxtasis que genera detenerse a observar las márgenes del  Danubio, salpicado por simbólicos edificios, me emociona.
          Budapest, ciudad  más poblada de Hungría, fué la única que se extendió sobre ambas orillas del segundo río más largo de Europa, el Danubio.Sobre una de sus márgenes se levanta  Buda, sobre la otra Pest.Sus aguas majestuosas  fluyen por diez países, Alemania, Austria, Eslovaquia, Hungría, Croacia, Serbia, Rumania, Bulgaria, Moldavia y Ucrania , enriqueciendo el paisaje de cada lugar. Pero yo me encontraba frente a él en una de las capitales considerada la más bella de Europa, 
          Originalmente Budapest fué un asentamiento Celta en el año 1 A.C, luego Romano y en el siglo IX cuando las Siete tribus* Magiares* a caballo con los cabellos al viento, feroces y temibles como los vikingos vencieron a los romanos en el año 859, fundaron la ciudad,  llamándola Budapest. El origen del nombre es incierto, tal vez fuera por Buda,  su fundador, Bleda,hermano de Atila, y Pest proveniente de la época romana, Pessión o del eslavo , Agua.
          La ciudad, Buda hacia un lado y Pest hacia el otro me atrapó en su conjunto, sin reconocer en principio cual era cada una solo aspiraba encontrar un lugar para comer las típicas salchichas con chucrut. Lo encontraría a pocos pasos del "Bastión de Pescadores", conjunto de siete torres blanquecinas con aspecto de  castillo.Allí creí ver como en un cuento de hadas las siluetas de nobles y hermosas  princesas que salían a saludarme dándome la bienvenida.

..
          Más allá , muy cercano al "Bastión de Pescadores", la Iglesia de San Matías, donde en el año 1867 un arzobispo húngaro corona como Reyes de Hungría a Francisco José de Austria y a su esposa Elizabeth de Baviera, conocida por Sisí emperatriz.
          Continué el camino hacia el lugar donde almorzaría bajo una copiosa  arboleda. Mesas dispuestas a su alrededor mostraban el sitio indicado para conquistar mi  antojo,comer a cielo abierto el  deseado  menú..Pero algo increíble e inesperado sucedía en esa luminosa  mañana húngara, algo que de inmediato me sedujo hasta subyugarme. Una elegante orquesta de violines ejecutando valses vieneses se mezclaban con el público en la  plaza que había elegido por azar .Con emoción y placer gocé ante esa inolvidable música en medio de verdes colores que daba la naturaleza, coronada por un cielo azul celeste impecable que se doraba por el sol..Con esa imagen deslumbrante inicié mi estadía en Budapest.
          Nacía otro día, no solo para admirar la imponente arquitectura reflejada sobre el Danubio,  "Castillo de Buda" o Palacio Real,  "Parlamento"," Puente de las Cadenas", el primero en unir Buda con Pest, 
"Puente de la Libertad",sino también para analizar el sello distintivo de la calidez de los húngaros , sus  relajadas y saludables costumbres. Una de ellas, antes de iniciar las actividades laborales , concurren  a tomar su baño termal o medicinal público en grandes piletas diseminadas por la ciudad. Budapest cuenta con la mayor cantidad de pozos de aguas termales del mundo, por esto  la llaman  "Ciudad de Balnearios" y "Capital Mundial de aguas Medicinales".Esas tentadoras piletas al congelarse durante el invierno se
transforman en pistas de patinaje donde el grupo familiar concurre a  entretenerse..
          Esto se vive en Budapest, alegría, calma y bienestar luego de un pasado tormentoso entre países que quisieron adueñársela. Muestran con orgulloso pero sin olvido la "Plaza de los Héroes", Memorial de la fundación de la ciudad. Monumento más representativo de toda Hungría.
          Deseaba seguir caminando sus calles buscando más sensaciones que quedaran en  mis sentidos, olores de su famoso y  añejo mercado, colores de infinitos canteros florales, sonidos de música típica, sabores de postres chocolatados y emociones fuertes de conmiseración frente a los "Zapatos en el Banco del Danubio", sesenta pares de metal recordando a los judíos de Hungría fusilados entre 1944 y 1945.
          Se avecinaba la noche, imposible no navegar por el Danubio donde los edificios se tiñen de luces amarillentas que parecen caer al agua, ella, ondulante va abriendo camino a la embarcación.
Allí, junto el grupo de turistas que compartíamos el paseo, brindamos y cantamos con alegría y gratitud por lo que Budapest nos regaló con amor y confianza, la esencia de su cálido y hermoso país, el que me llevo como otros para guardar en el baúl de los recuerdos.


*Tribus: estructuras de la organización socio-política del pueblo.
*Magiares: considerados húngaros.Grupo étnico de Europa del Este.Actuales pobladores de Hungría.



Liliana Clarisa Gavrieluk.