martes, 10 de abril de 2012

París...París!...París!!!..







                                                 Majestuosa...imponente y bellísima ciudad...Nacida sobre las márgenes del Río Sena.Ese río infinito de aguas ondulantes,que brindó su espacio a los primeros habitantes,hoy hace que la vida diaria gire en torno a él.
Al anochecer,asomándote a cualquiera de los tantos puentes que lo atraviesan o mejor aún,navegando en algún "bateau"...el espectáculo,te embarga y emociona...Paulatinamente,se van iluminando los históricos y renombrados edificios  y las miles de luces titilantes, que tapizan la torre más emblemática del mundo,se encienden,para completar la belleza del río que recibe desde entónces,el reflejo de lo que Gustavo Eiffel,dejó en Paris.
Sentir el profundo disfrute de esta "estampa"codiciada,habla de la vida cotidiana del parisino,que con la caída del sol,va poblando los paredones y escalinatas,que contienen el cauce del agua...Jóvenes...familias...niños...la afluencia es tan numerosa,que en pocos minutos,la ribera se completa...mágicamente surgen músicas, saludos ... Y la infaltable "canasta"con alimentos...beben,comen y cantan...algunos,"bailotean" sus piernas hacia esas aguas que movilizan el espíritu.Todo es alegría...distensión de un día laboral...no es fin de semana...es el día a día.
Amanece y comienza  otra jornada... Desde el lugar donde siempre elijo hospedarme...un distrito céntrico , con gran atractivo ...Les Halles...se abren más ventanas...pintorescas e inusuales para nuestras costumbres.Plazas y peatonales  lo rodean ...exclusivas para transitar y elegir sentarse en alguna de las numerosas cafeterías,que siempre ubicadas sobre la calle,tal cual vidrieras,muestran un mundo singular...variedad de nacionalidades ,razas  y músicas típicas de cada una de ellas,conviven en la más fresca armonía...los concurrentes asiduos,se saludan,cambian diálogos y siempre festejan la compañía.Todos permanecen allí...sin prisa ni horarios..
.Y a seguir caminando!!!...buscando...  conociendo...siempre se debe andar y andar...detenerse...observar y...razonar...para comprender la vida desestructurada e imborrable que nos ofrece París.

6 comentarios:

  1. Hola Liliana:que hermoso relato.Me gusta mucho como escribe.Es como viajar leyendo.Muchas gracias.
    Elena Ríos.

    ResponderEliminar
  2. Hola,soy Juan,me parece a mí o hace mucho que no publica sus excelentes relatos?

    Muy bien podría dedicarse al turismo.Muy buenos artículos .La felicito

    ResponderEliminar
  3. desde Bogotá.la sigo en sus publicaciones.Soy médico cirujano y me encanta viajar,creo que cuando me jubile lo haré.Primero visitaré su país Argentina,y bailaré tango,veré un partido del equipo Boca Juniors,y pasearé en mateos....como ve Ud. estimada Liiana,ya conozco su tierra al menos en turismo.Saludos! Enrique.

    ResponderEliminar
  4. Estimada Elena:
    gracias por tus palabras...No tengo la tècnica para escribir,pero mis relatos,son,el producto de lo que percibo al viajar....me lleno de sensaciones...me encanta que asì las recibas!!!.

    Liliana Clarisa.

    ResponderEliminar
  5. Hola Juan:
    no estabas equivocado...hace bastante que no escribo.Motivo...nuevo viaje.!!!.A la brevedad,podràs encontrarte imaginariamente,por otros lugares del mundo.
    Gracias por tùs halagos en cuanto a mis relatos y sobre la idea de dedicarme al turismo....pero èsto,lo estoy haciendo a la vuelta de mi vida en base a sensaciones y emociones,que me permiten "soñar"y gratificarme con el "mimo" de ustedes.

    Liliana Clarisa

    ResponderEliminar
  6. Enrique!!!:
    realmente conocès nuestra tierra,por lo menos lo màs significativo...Pero,te encontraràs con mil cosas màs que podràs llevarte en el alma,para siempre.
    Espero que prontamente,te jubiles,es la mejor etapa de la vida,sobre todo si la canalizas por el camino que mencionàs...viajar!!!.Es mi propia y riquìsima experiencia.
    Gracias por seguirme!!!.

    Cariños...

    Liliana Clarisa.

    ResponderEliminar