jueves, 15 de junio de 2017

"Isla bonita del Caribe Sur ".

          El viento suave y cálido que inclinaba las copas de añejas palmeras, me recibió una mañana de junio cuando decidí pasar algunos días plácidos y soleados en el sitio proclamado como "Isla feliz", Aruba, país autónomo del Reino de los Países Bajos, antigua colonia holandesa, perteneciente a las Antillas Menores. Ubicada al noroeste de Venezuela, al sur del mar Caribe.
          Las entalcadas arenas de la costa, el color turquesa del mar y su constante clima caliente, hacen de esta isla un paraíso para visitar durante todo el año.
        Instalada ya,en uno de sus imponentes hoteles de playa, comenzó a intrigarme el idioma que los arubeños utilizan entre ellos, idioma que llegaba con frecuencia a mis oídos sin poder descifrar el origen.Para saciar mi curiosidad debí remontarme a sus ancestros y conocer la historia remota del
país.Es lo que acostumbro en cada viaje, entremezclar cultura y placer acopiando respuestas hasta lograr mi objetivo;conocer la tierra donde me encuentro. En este caso el desarrollo del pasado fué breve y sencillo.
          Corría el año 1499 cuando llega a estas costas el primer europeo, Alfonso de Ojeda, navegante y conquistador español en busca de oro. Encontrando a los primeros nativos Arawacos y Caquetíos, de la tribu de los araucanos emigrados de Venezuela, los ignoró y desestimó el desembarque, considerándolo inútil ante la ausencia del preciado metal que deseaba.
         En el año 1636 el teritorio fué ocupado por Holanda quien lo controló durante dos siglos y en 1805, durante las guerras napoleónicas, lo toman los ingleses, reintegrándoló prontamente a los Países Bajos.
          La única mina de oro encontrada en 1824, se agotó velozmente dejando  como herencia el nombre a la isla, Aruba:"Oro hubo", y los diversos idiomas que la alegre población habla con fluidez .holandés, inglés, español y papiamento *.Sus conversaciones tienen una graciosa particularidad,inician frases en una lengua terminándola en otra, la que desde mi llegada no podía descifrar.
          Desde ese momento recorriendo brevemente su historia entendí el motivo de las variadas nacionalidades, en mayoría, holandesas , inglesas y norteamericanas que disfrutan habitando lujosas mansiones en esa isla soñada.
          La estancia de extranjeros es comprobable en Oranjestad, su capital. Al conocerla me sentí transportada, desde la zona playera a un refinado país europeo íntegramente construído al estilo holandés. Fachadas de colores apastelados, rosas, blancos, amarillos, logran con sus reflejos un juego sensorial grato ,apacible y desbordante de luz.
          Había llegado hasta Oranjestad para hacer realidad una aventura que resultó erizante y dificilmente repetible, descender hasta el fondo del mar y recorrerlo en submarino de importantes dimensiones. Los previos y desconocidos preparativos que el puerto organiza desde hace varios años son habilidosos y precisos, calman la expectativa de los que embarcamos en una lancha especial
totalmente vidriada, ella nos internaría en la amplitud del mar hasta encontrar la nave.Aproximándonos, con sorpresa y emoción nunca vivida la divisé emergiendo de las aguas para esperarnos.
Transbordada y sentada frente a un  ojo de buey viví el momento más exitante de toda mi estadía en la isla.Frente a mis ojos desfilaban peces multicolores, predominando los azules intensos, algas que parecían danzar al compás de nuestro paso, variedad de plantas acuáticas y formaciones rocosas depositadas sobre la arena blanca.
Desde un barco hundido y herrumbrado por los años, salían cardúmenes de peces plateados que por su cantidad iluminaban el entorno, aparentemente molestos por nuesta  visita se alborotaban sin dar tiempo de captarlos con la cámara.
.


          Fué una experiencia mágica que predominó emocionalmente por sobre todas las exploraciones que se sucedieron para conocer la naturaleza  del territorio.
          Aruba es una isla con distintas cualidades a otras del Caribe.Posée un carácter personal, particular, propio, reflejado en la vida cotidiana, formal y organizada .Tal vez el motivo se deba a las tantas nacionalidades que  en ella se arraigan a diferencia de las que predomina exclusivamente el turismo instalado  para relajarse  a orillas del mar.
          Interesante fue conocerla, disfrutarla embelesada y sorprendida por la diversidad de sus paisajes , pero la seducción máxima que penetró en mi piel y en mis sentidos la encontré en sus tranquilas playas.





*Papiamento: Idioma oficial arubeño.Deriva del español, holandés y portugués.



Liliana Clarisa Gavrieluk.

          

No hay comentarios.: